30 AÑOS DE UNA FECHA PARA EL RECUERDO

Hoy domingo, 13 de mayo de 2018, se cumplen 30 años de una iniciativa de la Junta de Gobierno de nuestra hermandad, encabezada entonces por Manuel Montaño García-Baquero, que supondría el comienzo de un acontecimiento histórico.

Así, en el libro de actas, podemos leer que el 13 de mayo de 1988 la Junta aprobó por unanimidad proponer al cabildo de hermanos, que se iba a celebrar a continuación, empezar la recogida de oro y ofrendas en metálico de los soleanos, con el objetivo de encargar una corona de oro para Nuestra Señora, la Virgen Santísima. En palabras del secretario, Felipe Jiménez: “recogiendo el sentir de muchos hermanos“.

Ni que decir tiene que el Cabildo aprobó la propuesta “dando su consentimiento con un gran aplauso por parte de todos los asistentes“, y empezando en breve la recogida del precioso material, en forma de anillos, collares, sortijas, pendientes, esclavas, pulseras, cadenas, broches, … y un largo etcétera de joyas que los hermanos fueron depositando en la Casa-Hermandad los días sucesivos. La balanza en que iban siendo pesadas las joyas fue cedida a la hermandad por José Velasco Cabeza, qepd.

En un tiempo récord, se llegó a 3,5 kg de oro, y la Junta de Gobierno encargó a los más prestigiosos talleres de orfebrería la presentación de bocetos, resultando elegido, como sabemos, el de Manuel Seco Velasco.

Solo días después de este cabildo de 13 de mayo de 1988, concretamente el 6 de junio, se envió la primera carta al Arzobispado, solicitando la coronación canónica de la Virgen de los Dolores en su Soledad. Fue el comienzo de un sueño, que se hizo realidad varios años más tarde, cuando vivimos el acontecimiento más importante de nuestra historia, junto con la fundación de la hermandad allá por el siglo XVI.

Comparte esta noticia