DIVINA MISERICORDIA

El Papa Juan Pablo II instituyó la celebración de esta festividad el Segundo Domingo de Pascua de Resurrección. La Hermandad comenzó a celebrar al titular de la Hermandad, el Señor de la Misericordia, Función Solemne y Besapiés en el día señalado. El Señor, habitualmente, preside la Capilla, en una composición de priostía sobria, donde nada distraiga de la contemplación de la Misericordia del Señor. Tras la Función, se procede al Besapiés de la imagen.
Desde hace varios años, este culto se completa, los nueve días anteriores, con el rezo de la Novena de la Divina Misericordia. El primer día de esta Novena, el Viernes Santo, se lleva a cabo el rezo antes del Acto del Descendimiento del Señor.