INFORMACIÓN DE INTERÉS PARA LA PEREGRINACIÓN POR EL AÑO JUBILAR DE LA ESPERANZA DE TRIANA


Tras la finalización de las inscripciones, el pasado viernes día 8, facilitamos a todos los inscritos e interesados la siguiente información:

Desde el 2 de diciembre de 2017 hasta el 18 de diciembre de 2018 va a tener lugar el Año Jubilar de la Esperanza, concedido por la Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede por  el  sexto  centenario  fundacional  de  nuestra  Hermandad.  Desde  que  el  Excmo.  y Rvdmo.  Sr.  Arzobispo  de  Sevilla  proceda  a  abrir  la  Puerta  Santa  en  la  Capilla  de  los Marineros, todos aquellos fieles que acudan en peregrinación ante la Santísima Virgen podrán ganar la indulgencia plenaria.

Según indica la Penitencia Apostólica en el documento Indicaciones Generales sobre las Indulgencias,  dado en San Pedro del Vaticano el 29 de enero de 2000, «La indulgencia es  la  remisión  ante  Dios  de  la  pena  temporal  por  los  pecados,  ya  perdonados,  en cuanto  a  la  culpa,  que  un  fiel  dispuesto  y  cumpliendo  determinadas  condiciones consigue  por  mediación  de  la  Iglesia,  la  cual,  como  administradora  de  la  redención, distribuye  y  aplica  con  autoridad  el  tesoro  de  las  satisfacciones  de  Cristo  y  de  los santos».

Esas condiciones son:

1.- La  confesión  sacramental: Hacer  una  confesión  profunda.  La  confesión  puede hacerse el mismo día que se quiere ganar la indulgencia o bien 8 días antes u 8 días después.

“Los que se acercan al sacramento de la penitencia obtienen de la misericordia de Dios  el  perdón  de  los  pecados  cometidos  contra  Él  y,  al  mismo  tiempo,  se reconcilian  con  la  Iglesia,  a  la  que  ofendieron  con  sus  pecados.  Ella  les  mueve  a conversión con su amor, su ejemplo y sus oraciones” (Lumen Gentium 11)

2.- La  comunión  eucarística:  Esta  debe  llevarse  a  cabo  el  mismo  día  en  que  quiera ganarse la indulgencia, participando de la Sagrada Eucaristía.

“La Eucaristía es “fuente y culmen de toda la vida cristiana” (Lumen Gentium 11).

“Los demás sacramentos, como también todos los ministerios eclesiales y las obras de  apostolado,  están  unidos  a  la  Eucaristía  y  a  ella  se  ordenan.  La  sagrada Eucaristía,  en efecto,  contiene  todo  el  bien espiritual  de  la  Iglesia, es  decir,  Cristo mismo, nuestra Pascua” (Presbyterom ordinis 5)”.

3. Orar por  las  intenciones  del  Santo  Padre:  Se  debe  rezar  un  Padre  Nuestro,  una Ave  María  y  un  Gloria,  ofreciendo  nuestras  oraciones  por  el  Santo  Padre  y  sus intenciones. Es aconsejable acompañar nuestra oración del Credo, símbolo de la Fe de la Iglesia que practicamos y como muestra de comunión con Ella.

“La  oración  es  la  elevación  del  alma  a  Dios  o  la  petición  a  Dios  de  bienes convenientes”(San Juan Damasceno, Expositio fidei, 68 *De fide orthodoxa 3, 24+


Al acto deberá acudirse, como dicta el protocolo,  con la MEDALLA DE HERMANO.

Comparte esta noticia