SEÑOR DE LA MISERICORDIA EN SU SANTO ENTIERRO

La Imagen yacente del Señor de la Misericordia es obra anónima del S. XVI. Las Reglas de 1582 aluden a “un Christo con su sepulcro”.

Realizada en pasta de madera, presenta la particularidad de que sus brazos son articulados, pudiendo también adoptar la posición de un crucificado.

Su anatomía presenta los síntomas del “rigor mortis”: pómulos salientes, tórax abultado, vientre hundido, rigidez cadavérica. Su boca entreabierta deja ver los dientes superiores. Lleva melena de pelo natural, lo que confiere aún más realismo a la imagen.

De especial interés es el ancestral Acto del Descendimiento que tiene lugar cada Viernes Santo a media noche, en la Iglesia Parroquial. Enclavado en la cruz, el Señor de la Misericordia es descendido por los Santos Varones para, en brazos de las Santas Mujeres, ser presentado a su Santísima Madre y, posteriormente, introducido en el Sepulcro.