SEPTENARIO

Es el culto mayor de la Hermandad, íntegramente dedicado a la Virgen. Como los Dolores de Nuestra Señora, dura siete días. El viernes previo al Viernes de Dolores, tiene lugar la Bajada de la Virgen a la Iglesia Parroquial de Santa María de la Asunción, para, al día siguiente, comenzar el Solemne Septenario Doloroso. Tras el rezo del Santo Rosario, tiene lugar el Ejercicio de Septenario – la contemplación de uno de los Dolores de la Virgen -, para continuar con la Eucaristía, que finaliza con el canto de la Salve. Multitud de tradiciones jalonan este culto, como el canto, por parte de la Coral de la Hermandad, de las Coplas de los Dolores de la Virgen de Hilarión Eslava; la recogida, tras el ejercicio de Septenario, del predicador por parte de dos hermanos con varas de la Hermandad, que lo escoltan hasta el altar.

El Viernes de Dolores, Día de la Virgen, a las 11:00 horas, tiene lugar la Solemne Función Principal de Instituto, en el transcurso de la cuál se renueva el juramento de Hermano (conocido como besar el libro), las hermanas hacen una ofrenda florar a la Virgen, así como se lleva a cabo la ofrenda de Caridad, donde cada año es mayor la cantidad recogida para obras benéficas.

Por la noche, último día de Septenario, se sigue la forma litúrgica antigua, esto es, exposición del Santísimo, rezo del Santo Rosario, ejercicio de Septenario, homilía, Procesión Claustral y Reserva de su Divina Majestad. A continuación, da comienzo el Besamanos a la Virgen.